daniel-alonso-rali-botafumeiro

Fotografía alojada en la página web de Daniel Alonso

ENTREVISTA A DANIEL ALONSO

 

El piloto asturiano Daniel Alonso participa en esta edición del Rali Botafumeiro y asegura que los ralis gallegos son ejemplo para el resto de España.

Os dejamos con una pequeña entrevista:

1- ¿Cuál es el motivo de su participación en el Rali Botafumeiro?

El motivo de mi participación en el Botafumeiro es bien sencillo. Salgo en la prueba compostelana para ponerme a punto de cara al Rallye Princesa de Asturias, donde se cumplen 25 años de mi victoria con el Ford Escort RS Cosworth en el año 1993. Queremos probar el R5 en asfalto, y por fecha y emplazamiento creemos que es el Rali ideal.

 

2- ¿Qué opinión le merecen los rallyes gallegos? ¿y su afición?

Los rallyes gallegos me dan mucha envidia. Al estar muy próxima a Asturias, la gallega es una afición muy apasionada, y quizás se vivan los rallyes con más entusiasmo que en Asturias y que en el resto de España. Yo creo que hoy en Galicia debido al formato del Campeonato Gallego hay una especie de “Campeonato de España” en Galicia, tanto a nivel pilotos, como coches y organizadores. Por ello creo que hoy en día es un espejo donde mirarse tanto los rallyes como la afición.

 

3- Usted que tiene muchas carreras a sus cuestas, ¿con que época del mundo del motor se queda?

Sin duda alguna, la época con la que me quedaría de los rallyes es la época de los Grupo B. Fue la más espectacular y la más entrañable, tanto por el formato de los rallyes de noche y de día, como el hecho de todo lo que suponían aquellos aparatos que volaban por los tramos.


4- En estos últimos años le vimos a los mandos de un histórico como un Ford Sierra Cosworth, en un Ford Fiesta WRC y en un Ford Fiesta R5. ¿Con cual se queda y porqué? ¿prefiere la tierra o el asfalto?

No se puede comparar o poder decir con cual me quedaría, cada coche tiene su momento y su época. Ahora mismo, tengo la oportunidad de poder correr con coches modernos como lo he hecho con coches de los años 90. Me siento muy feliz porque son coches muy simples de conducir en cuanto a manejo de caja de cambios, de frenos, y sin duda son mucho mejores en cuanto a suspensiones se refiere. El único hándicap que tiene, es que es más difícil de percibir cual es el nivel de pilotaje que hay que tener para pasar las curvas al ritmo que realmente estos coches te permiten. Por lo tanto, todos los coches tienen su particularidad y con todos me quedaría (risas).

En cuanto al tema de tierra-asfalto, realmente ahora mismo lo que más me gusta es la tierra. Es un mundo más nuevo que el asfalto para mí y la verdad es que es muy divertido, sobretodo porque la tierra te permite ir a pasarlo bien, independientemente del nivel de velocidad que tengas, cosa que en el asfalto no ocurre. Sobre asfalto si vas rápido realmente percibes esa sensación de velocidad, si vas despacio no es así, y la tierra es agradecida tanto si vas despacio como si vas rápido.


5- Tras la prueba compostelana ¿Qué le deparará su futuro?

El futuro como he dicho antes es correr el Rally Princesa de Asturias en asfalto y continuar en el Campeonato de España de Tierra con mi WRC. Personalmente este año es muy importante sobre todo en el Campeonato de Tierra ya que llevamos con Cándido Carrera una progresión muy importante; en Lorca quedamos octavos, en Arzúa quintos y estamos muy ilusionados. Creemos que a pesar de mi edad, tenemos una progresión y podemos luchar por el pódium en las próximas carreras. Con la ayuda de Cándido que es el mejor copiloto que podía tener, creo que lo podemos intentar. Por lo tanto, esos son los objetivos a corto plazo, y no me planteo objetivos a largo plazo porque tanto por cuestiones de trabajo, de familia, como de la propiedad, yo creo que es mejor pensar año a año. De momento esta temporada vamos a hacer tierra y el Rally Princesa, y ya veremos más adelante.